El jueves, 30 de enero conmemoramos en nuestro colegio el Día Mundial Escolar por la Paz y la No Violencia

Fue un día maravilloso de encuentro y convivencia en el que pusimos en valor, de muy diversas maneras, la necesidad de PAZ y el compromiso que cada uno de nosotros tenemos para hacerla realidad en todo tiempo y lugar.

Comenzamos celebrando una jornada de oración continua por la Paz, poniendo en manos de Dios nuestras peticiones y uniéndonos a toda la Iglesia. Jesús, a través del Evangelio de Lucas, nos dijo “Paz a esta casa” y descubrimos que “la casa” es cada familia, cada comunidad, cada país, cada continente, con sus características propias y con su historia; es sobre todo cada persona, sin distinción ni discriminación. También es nuestra “casa común”: el planeta en el que Dios nos ha colocado para vivir y al que estamos llamados a cuidar con interés.

Durante el recreo, pudimos compartir juegos y animaciones valorando que todos juntos podemos pasarlo bien, que es más divertido jugar juntos y sin conflictos.

Finalizamos con un gesto común en el salón de actos en el que todos los grupos representamos múltiples esculturas humanas para expresar mensajes por la paz. En estos días realizaremos una sencilla exposición fotográfica, mostrando dichas figuras, que nos recordará cuál es nuestro compromiso por la paz.

Un emocionante minuto de silencio por la PAZ cerró esta jornada… “SOY CONTIGO Y CON LA PAZ”